Crecer, sí; pero de forma responsable

Responsabilidad social coporativa en la empresa

La directora de una conocida cadena hotelera francesa resumió la contribución de su compañía a la RSE con una metáfora muy visual: “las toallas plantan árboles”, en alusión a una campaña que sugiere que los huéspedes reutilicen las toallas durante su hospedaje. El ahorro en lavandería en los 1.400 hoteles de este grupo se reinvierte en la plantación de árboles y su lucha contra la deforestación y ha servido para plantar 9 millones de árboles desde 2009. Este es un buen ejemplo de una acción de RSE o responsabilidad social empresarial.

Cuando pensamos en NIKE nos viene a la mente, “empresa ganadora, líder, ventas millonarias, éxito social (llevar unas Nike otorga status) y una publicidad creativa que se queda grabada en nuestra mente, con eslóganes como “Just Do It”.  El consejero delegado de Nike, Phil Knight es, según la revista Forbes, la sexta mayor fortuna del planeta; casi nada…

¿Pero, van los resultados siempre de la mano de la buena reputación…?

Políticas de RSC, parte del valor de una compañía

En los años 90 el uso de mano de obra infantil y esclava, incluida la imagen de un niño de 6 años cosiendo un balón de fútbol de Nike en una fábrica, fue el origen de toda un ola de movilizaciones y protestas sociales en todo el mundo. La compañía sufrió una de las mayores crisis de reputación de la historia. La campaña anti-Nike fue la de mayor repercusión en el mundo estudiantil desde la campaña de apoyo a Nelson Mandela

Pero Nike aprendió la lección. Tuvo que cambiar su política y elaborar largos informes sobre las prácticas laborales de sus empresas subcontratadas. Desde ese momento puso en marcha un programa de “responsabilidad social corporativa”.

La globalización ha cambiado las reglas del mercado

Hay decenas de definiciones de lo que es la RSE. Nos podríamos quedar con una de la Business for Social Responsibility (BSR) que define la responsabilidad social empresarial como “el acto de alcanzar los objetivos comerciales con políticas que honren los valores éticos y respeten a las personas, las comunidades y el medio ambiente. Otras consideraciones importantes incluyen el satisfacer las necesidades legales, éticas, comerciales, sociales y todas las otras expectativas que la sociedad tiene para las organizaciones. Y esto se consigue mediante el equilibrio de las necesidades de todos los interesados”.

La globalización ha creado un nuevo contexto a nivel mundial que ha puesto sobre la mesa la necesidad de redefinir internacionalmente nuevas reglas para que la sociedad del siglo XXI sea sostenible. La liberalización del mercado y las fusiones de empresas, han dado lugar a un entorno global en el que un reducido grupo de empresas transnacionales controlan la mayor parte de la producción mundial  y están presentes de forma casi permanente en nuestra vida cotidiana: “Las personas de todo el mundo cada vez dependemos más, de una minoría de empresas globales…un ejemplo: cada día, 150 millones de personas en todo el mundo compran un producto Unilever sin ni siquiera saberlo ni conocer a esta compañía”.

La RSE o RSC descansa sobre cinco principios básicos:

1. Cumplimiento de la legislación. La RSE implica el cumplimiento obligatorio de la legislación nacional vigente y especialmente de las normas internacionales en vigor (OIT, Declaración Universal de los Derechos Humanos, Normas de Naciones Unidas sobre Responsabilidades de las Empresas Transnacionales y otras Empresas Comerciales en la esfera de los Derechos Humanos, Líneas Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales).

2. Globalidad y transversalidad. La RSE tiene un carácter global, de forma que afecta a todas las áreas de negocio de la empresa, así como a todas las áreas geográficas en donde desarrollen su actividad.

3. Ética y compromiso. La RSE implica compromisos éticos objetivos obligatorios para quien los contrae. Debe existir coherencia entre los compromisos públicos adquiridos y las estrategias y decisiones de negocio.

4. Gestión de impactos. La RSE se manifiesta en los impactos que produce la actividad empresarial en el ámbito social, medioambiental y económico.

5. Satisfacción de las expectativas y las necesidades. La RSE se centra en la satisfacción e información de las expectativas y necesidades de los grupos de interés. Deben generarse procesos de forma que se genere valor no solo para los accionistas sino para todos los grupos de interés y la sociedad.

Se pueden distinguir tres grandes bloques en cuanto a tipo de Responsabilidad Social:

La Responsabilidad Social Individual: es la que ponemos en práctica y la que aprendemos desde nuestra educación; es decir, el valor de las cosas y las consecuencias que tienen los actos de cada individuo ante la sociedad. Abarca acciones cotidianas, como cumplir con el pago de impuestos, separar la basura en orgánica e inorgánica, disminuir el uso de envases desechables, etc. Todo lo que hacemos en este tipo de acciones, tiene una repercusión en la sociedad.

La Responsabilidad Social Empresarial: se refiere a las acciones que llevan a cabo las empresas y que repercuten en la sociedad, es también conocida como la RSE. Las empresas pueden colaborar de múltiples formas en el desempeño de esta responsabilidad: realizar campañas de reforestación o de recolección de basura, establecer reglas de ahorro de energía en las oficinas, promover actividades que mejoren la salud de sus empleados, establecer políticas de igualdad o de conciliación entre sus trabajadores, contribuir al bienestar de las comunidades locales en las que desarrollan su actividad, donar una parte de sus beneficios a acciones sociales,  etc.

La Responsabilidad Social Pública o Gubernamental: es aquella que desarrollan las instituciones y las administraciones encargadas de diseñar y ejecutar políticas públicas. Este tipo de responsabilidad está más vinculada a leyes, decretos y regulaciones que repercutan en el entorno natural y social.

La RSE debe estar alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

En los últimos tiempos estamos viendo muy frecuentemente hablar de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), unos objetivos que establecieron las Naciones Unidas el 25 de septiembre de 2015 los para combatir los grandes retos económicos, sociales y medioambientales a los que se enfrenta nuestro planeta. Estos 17 grandes objetivos, y las 169 metas en las que se concretan, reflejan una serie de necesidades y propósitos esenciales para la humanidad que alcanza a gobiernos y organismos públicos, organizaciones del tercer sector, ciudadanos y empresas.

La ONU define la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible como un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad. El hecho de fijar unos objetivos colectivos a alcanzar antes de 2030, hace que todos sepamos a dónde hemos de llegar y apunta una meta común para todas las empresas.

¿Cómo se vinculan los ODS a las políticas de RSE de las empresas y organizaciones? Para promover la incorporación de los ODS a las estrategias de RSE de las compañías se ha elaborado una hoja de ruta​ que contiene el aprendizaje de aquellas empresas que ya han centrado sus actuaciones de RSC en torno a los objetivos de la Agenda 2030.

La RSE está cobrando cada vez más protagonismo en todos los ámbitos de la sociedad, tanto en el particular como en el entorno empresarial. Las organizaciones no sólo deben tratar de crecer y generar valor para sus accionistas, también deben ser socialmente responsables y contribuir a mejorar el entorno medioambiental y social en el que desarrollan su actividad. La cuenta de resultados ya no es lo único que cuenta en una compañía.

Tambien te puede interesar

Fecha: Miércoles 19 de mayo a las 10:00 h (hora peninsular)
Fecha: Miércoles 12 de mayo a las 10:00 h (hora peninsular)
Otro de los proyectos de Acciona en Panamá, a través de su negocios de Agua y Construcción, es el de la potabilizadora Ingeniero José G. Rodríguez, en el distrito de Arraiján, en la zona oeste del país.

Suscríbete aquí

Recibe lo último en tu correo

Descubre en todo lo que podemos ayudarte

Tu tranquilidad, nuestra inspiración.

© 2020 NALANDA GLOBAL, S.A. – Todos los derechos reservados – Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies

"Sólo los que están dispuestos a superar las grandes dificultades del camino alcanzan los más altos objetivos"

– Manuscrito Universidad de Nalanda – S.XI​

En estos momentos, estamos trabajando en una de esas dificultades que a veces, inesperadamente, surgen en nuestro camino cuando estamos trabajando para mejorar para ti. Mientras dejamos todo listo para ti, te proponemos que le eches un ojo a nuestro blog y disfrutes de nuestros contenidos, o que nos sigas en Twitter para que te informemos cuándo volvamos a estar online.

Este servicio solo está disponible para proveedores

Si eres comprador puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Este servicio solo está disponible para compradores

Si eres proveedor puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Utiliza estos botones según el servicio que te interese y tu posición en la cadena de suministro/subcontratación:

Comprador

  • Cuando como contratista deseas recibir la documentación de tus subcontratistas.
  • Cuando como subcontratista deseas recibir la documentación de tus propios subcontratistas.
  • Cuando como promotora/propiedad, deseas solicitar la documentación a tu contratista principal y/o a todos sus subcontratistas.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir las facturas de tus proveedores electrónicamente.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir la documentación/información de homologación y/o compliance de tus proveedores según tus exigencias.
  • Cuando como Constructora o Empresa Contratista deseas recibir ofertas de tus proveedores a tus RFQ’s.

Proveedor

  • Cuando como subcontratista, debes remitir tu documentación y/o las de tus propias subcontratas a tu contratista principal.
  • Cuando como subcontratista de nivel inferior, debes remitir tu documentación a tu subcontratista de nivel superior.
  • Cuando como contratista principal, debes remitir tu documentación y/o la de todos tus subcontratistas a tu promotora/propiedad.
  • Cuando como proveedor/vendedor/contratista, debes emitir las facturas a tus clientes/contratistas/administración pública eletrónicamente.
  • Cuando como proveedor de bienes/servicios, debes remitir la documentación de homologación y/o compliance o según las exigencias de tu empresa a tus proveedores.
  • Cuando como proveedor, deseas encontrar nuevas obras, proyectos y clientes a los que vender tus bienes y servicios.

Queremos darte el mejor servicio

Con el siguiente selector accederás a la parte de nuestra web pensada para ti.