El radón, un riesgo laboral invisible que no se ve venir

radon-gas-presente-en-edificios

¿Has oído hablar del radón? Se trata de un gas que emana de forma natural del suelo, cuyas características propias le hacen ser un riesgo laboral invisible. No se ve venir y, por lo tanto, pasa desapercibido para los no conocedores de su existencia.

¿Sabes qué peligros tiene y cuáles son sus efectos?

El radón es un gas incoloro, inodoro e invisible, que se produce de manera natural por la desintegración radioactiva del uranio, presente en todas las rocas de la corteza terrestre. Descubierto en 1900 por Friedrich Ernst Dorn,​ pertenece a la categoría de gases nobles, de acuerdo con la tabla elementos químicos de Mendeléiev.

Dónde se encuentra el radón

Este gas se localiza en el ecosistema terrestre, en el suelo y las rocas, sobre todo en las graníticas, pues estas contienen mucho uranio y radio, del que procede el radón. También puede estar presente en el agua.

En España, las comunidades en las que más abunda son: Galicia, donde está presente en el 70% del territorio; Extremadura (47%) y Madrid (36%), como se muestra en el mapa elaborado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN),  a partir de mediciones llevadas a cabo en 12.000 viviendas. Castilla y León, Cataluña y Canarias son otras regiones con altos niveles de este gas.

Mapa del potencial de radón en España.
CSN (Consejo de Seguridad Nuclear)

La exposición al radón se produce fundamentalmente en el hogar y en algunos lugares de trabajo, sobre todo en los sótanos y pisos bajos, donde se filtra por grietas o fisuras desde el suelo.

El radón es un riesgo laboral que puede perjudicar seriamente a la salud

El radón emana del suelo fácilmente y pasa al aire, donde se desintegra y emite otras partículas radiactivas. Estas se inhalan con la respiración y se depositan en las células que recubren las vías respiratorias.

Este gas es inocuo al aire libre dada su menor concentración, que oscila entre 5 y 15 bequerelios por metro cúbico (Bq/m3). Sin embargo, es peligroso en altas concentraciones en espacios interiores, como los mencionados sótanos o plantas inferiores. En este caso, las posibles acumulaciones, ligadas a una exposición prolongada, pueden derivar en cáncer de pulmón.

En 1988 la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer declaraba este gas carcinógeno humano. Y la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo considera la segunda causa de cáncer de pulmón entre la población general después del tabaco. 

Según la OMS, entre el 3 y el 14% de las muertes por cáncer de pulmón están relacionadas con el gas radón y muchas de ellas se originan en el trabajo, por lo que se considera un riesgo laboral.

Medidas para prevenir y reducir las emisiones de radón

Aunque hay riesgos difíciles de prever, la prevención siempre es nuestra aliada en la reducción del daño que puede causar cualquier material peligroso o enfermedad.

Medición de los niveles de radón

La recomendación de la OMS es que no se superen los 100 Bq/m3 de radón en los edificios y en ningún caso los 300 Bq/m3, magnitud tomada por la Comisión Europea como referencia para elaborar la directiva marco al respecto.

Así que, la primera acción a llevar a cabo es medir los niveles de radón. Una tarea sencilla que se realiza a través de unos detectores colocados en los lugares objeto de estudio y donde deben permanecer al menos durante tres meses para que el control sea eficaz.

Métodos duraderos y coste-eficientes

En edificios existentes

  • Ventilar la vivienda o lugar de trabajo mediante la generación de corriente a través de la apertura de las ventanas de ambos lados de la casa.
  • Cerrar las puertas que comunican con el sótano para evitar el paso del radón al edificio.
  • Sellar grietas en paredes y suelos.
  • Instalar un sistema de succión del radón en el subsuelo.
  • Aumentar la ventilación en el subsuelo mediante un sistema de ventilación forzada.

En nuevas edificaciones

  • Barrera de protección.
  • Cámara de aire ventilada.
  • Despresurización del terreno.
  • Elevación de los cimientos.

La regulación es clave para impulsar medidas anti-radón

Existe una directiva europea de 2014 cuya implementación constituye un avance para controlar la exposición a este gas y reducirlo de forma sistemática, al obligar a los países miembros a analizar riesgos y tomar medidas para limitar sus concentraciones a 300 Bq/m3.

Sin embargo, esta directiva, que tendría que haber entrado en vigor en España hace tres años (en 2018), aún no ha sido traspuesta a la legislación nacional.

De momento, el Código Técnico de la Edificación (CTC) ha incorporado la Sección HS6, en la que se determina que aquellos municipios con más radón tienen que implantar medidas más protectoras tanto en la nueva edificación, como en la vieja cuando se realicen reformas que repercutan en elementos constructivos que influyan en la concentración de este gas.

No obstante, todavía queda mucho camino por recorrer, como demuestra la falta de regulación del radón en el parque de viviendas construido, o en la exposición de los trabajadores a este gas en su lugar de trabajo, por lo que debe de ser un riesgo laboral a evaluar por quien corresponda.

En Nalanda nos preocupamos por controlar cualquier riesgo que deba asumir un trabajador, asignando EPIs y formación específica sin la cual un trabajador no podrá acceder a ese puesto de trabajo en concreto. Dependiendo del sector y su convenio regulador, se incorpora la documentación específica que se deba exigir.

Tambien te puede interesar

El concepto de Homologación de Proveedores ha ido cambiando paulatinamente en los últimos tiempos. Poco a poco hemos visto cómo la selección de los mismos requiere un estudio y análisis cada vez más exigente y riguroso. Y ese cambio, además, ha venido de la mano de mayores exigencias normativas, regulaciones y certificaciones que abarcan cada vez más ámbitos de la actividad de cada compañía.
¿Has oído hablar del radón? Se trata de un gas que emana de forma natural del suelo, cuyas características propias le hacen ser un riesgo laboral invisible. No se ve venir y, por lo tanto, pasa desapercibido para los no conocedores de su existencia. ¿Sabes qué peligros tiene y cuáles son sus efectos?
El ruido no deseado nos afecta en nuestro día a día más de lo que creemos, pero si tenemos que soportarlo en el trabajo se convierte en un riesgo laboral al que no podemos hacer oídos sordos. Si estamos expuestos a niveles altos de ruido de forma continuada, se puede producir una hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva.

Suscríbete aquí

Recibe lo último en tu correo

Descubre en todo lo que podemos ayudarte

Tu tranquilidad, nuestra inspiración.

© 2020 NALANDA GLOBAL, S.A. – Todos los derechos reservados – Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies

"Sólo los que están dispuestos a superar las grandes dificultades del camino alcanzan los más altos objetivos"

– Manuscrito Universidad de Nalanda – S.XI​

En estos momentos, estamos trabajando en una de esas dificultades que a veces, inesperadamente, surgen en nuestro camino cuando estamos trabajando para mejorar para ti. Mientras dejamos todo listo para ti, te proponemos que le eches un ojo a nuestro blog y disfrutes de nuestros contenidos, o que nos sigas en Twitter para que te informemos cuándo volvamos a estar online.

Este servicio solo está disponible para proveedores

Si eres comprador puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Este servicio solo está disponible para compradores

Si eres proveedor puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Utiliza estos botones según el servicio que te interese y tu posición en la cadena de suministro/subcontratación:

Comprador

  • Cuando como contratista deseas recibir la documentación de tus subcontratistas.
  • Cuando como subcontratista deseas recibir la documentación de tus propios subcontratistas.
  • Cuando como promotora/propiedad, deseas solicitar la documentación a tu contratista principal y/o a todos sus subcontratistas.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir las facturas de tus proveedores electrónicamente.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir la documentación/información de homologación y/o compliance de tus proveedores según tus exigencias.
  • Cuando como Constructora o Empresa Contratista deseas recibir ofertas de tus proveedores a tus RFQ’s.

Proveedor

  • Cuando como subcontratista, debes remitir tu documentación y/o las de tus propias subcontratas a tu contratista principal.
  • Cuando como subcontratista de nivel inferior, debes remitir tu documentación a tu subcontratista de nivel superior.
  • Cuando como contratista principal, debes remitir tu documentación y/o la de todos tus subcontratistas a tu promotora/propiedad.
  • Cuando como proveedor/vendedor/contratista, debes emitir las facturas a tus clientes/contratistas/administración pública eletrónicamente.
  • Cuando como proveedor de bienes/servicios, debes remitir la documentación de homologación y/o compliance o según las exigencias de tu empresa a tus proveedores.
  • Cuando como proveedor, deseas encontrar nuevas obras, proyectos y clientes a los que vender tus bienes y servicios.

Queremos darte el mejor servicio

Con el siguiente selector accederás a la parte de nuestra web pensada para ti.