Cómo integrar la perspectiva de género en la cultura preventiva

desigualdad-genero-prl-salud-laboral

La necesidad de integrar la perspectiva de género en la PRL se debe a la evidencia de que los riesgos laborales afectan de manera desigual a los hombres y a las mujeres.

Esto es así por varios motivos: la biología, la segregación horizontal y vertical del trabajo y la división sexual, que otorga a la mujer un mayor peso en las labores domésticas.

Desde el año 1911 se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora para conmemorar la lucha de las mujeres por su participación en la sociedad y su incorporación al trabajo en igualdad de condiciones. Eran tiempos en que no existía todavía una cultura de prevención laboral y en los que la mujer no realizaba muchas funciones que parecían exclusivas de los hombres.

Más de un siglo después, la sociedad ha evolucionado en prácticamente todos los aspectos y más concretamente en el de igualdad de derechos entre mujeres y hombres en el trabajo, así como en el aspecto social y en la conciencia de integrar la perspectiva de género a la prevención de riesgos laborales.

De esta forma, los departamentos de prevención pueden contribuir de forma significativa a que las organizaciones integren la igualdad y la diversidad en sus Estados de Información No Financiera (EINF) para contribuir a que su actividad se desarrolle de forma más sostenible.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, en España la incorporación de la mujer al mercado laboral también ha ido subiendo en los últimos años. Sin embargo, en el año 2021 la tasa de ocupación por género era todavía 10 puntos porcentuales superior en el hombre respecto a la mujer.

Factores que favorecen el avance de la mujer en el mercado laboral

Este cambio no se ha producido de la noche a la mañana y se debe a múltiples factores, entre los cuales los más importantes son los siguientes:

  • Como punto de partida, se produce un reconocimiento igualitario entre hombre y mujer desde el punto de vista legislativo.
  • Hoy día las mujeres ya no son educadas exclusivamente para el desempeño del rol de madre, como si esta fuese su “única carrera” y tienen que compaginar su trabajo dentro del hogar con su carrera profesional, por lo que se hace necesario un reparto, tanto de funciones como de responsabilidades en la pareja.
  • Con la ampliación del permiso de paternidad a 16 semanas, en vigor desde enero de 2021, España se iguala a países como Francia, aunque aún lejos de los 6 meses de paternidad que disfrutan los padres fineses. 
  • Otro factor social importante es la igualdad en el acceso a la educación entre hombres y mujeres. En el curso 2020, el porcentaje de mujeres graduadas en España era de un 54%, frente al 46% de hombres. Una mejor formación permite a las mujeres acceder a puestos de trabajo más relevantes, con mayor responsabilidad y dedicación.

Estamos muy cerca de alcanzar la corresponsabilidad real, pues pese a que toda generalización acarrea injusticias la mayor parte del trabajo doméstico sigue recayendo sobre la mujer, siendo el papel del hombre la mayor parte de las veces una simple “ayuda”.

Pero además de llegar a esa corresponsabilidad, en el mundo laboral debemos hacer hincapié en la necesidad de integrar la perspectiva de género en la gestión preventiva. Somos conscientes de que los riesgos laborales y las patologías consecuentes afectan de forma diferente a mujeres y hombres. 

Diferencias en el riesgo laboral entre hombres y mujeres

Aún hoy y pese a los avances realizados, existe una gran brecha de género en el mercado laboral tanto por sectores (hay muchos feminizados), como en los diferentes puestos de trabajo.

Existen diferencias físicas, fisiológicas, histológicas y metabólicas entre hombres y mujeres que provocan que, ante una misma exposición laboral a factores de riesgo, hombres y mujeres tengan diferente respuesta.

Integrar la perspectiva de género en la PRL supone conocer esas desigualdades y su implicación en la seguridad y salud laboral. Así las empresas podrán proteger la salud de todos y contribuir a eliminar las desigualdades de género.

Algunas diferencias a tener en cuenta en las evaluaciones de riesgos

Estas son, por poner algún ejemplo, algunas de las diferencias en cuanto a riesgo laboral que perjudican a las mujeres:

  • Las mujeres son más propensas a tener problemas de dermatitis de contacto en las manos, algo lógico puesto que el sector de la limpieza está muy feminizado y se utilizan productos químicos que pueden provocar este tipo de enfermedades. La incidencia de la enfermedad profesional en la piel en mujeres es mucho más alta con casi un 43% más de casos (según datos de la Seguridad Social para el CNAE). 
  • En el sector sanitario se dan con mucha frecuencia las afecciones lumbares provocadas, entre otros factores, por el manejo de pacientes. Este tipo de riesgos se concentra, principalmente, en las trabajadoras de enfermería.
  • Los puestos de trabajo en las líneas de montaje de pequeñas piezas en las industrias también suelen ser estar ocupados en su mayoría por mujeres, produciendo un mayor riesgo de padecer lesiones de muñeca.
  • Las mujeres son más sensibles a los efectos que la exposición prolongada al plomo tiene en su salud. El 90% del plomo absorbido se acumula en el hueso y en situaciones de hipocalcemia, como en el embarazo y la menopausia (osteoporosis), este pasa a la sangre.

Integrar la perspectiva de género en la PRL, un reto de todos

La integración de la dimensión de género en la salud es un proceso político y técnico que requiere cambios tanto en las culturas organizativas y en las formas de pensar, como en los objetivos, estructuras y asignación de recursos.

La igualdad de género, la diversidad y la inclusión, como parte de los criterios ESG en todos los niveles de organización de una empresa, crean un marco de sostenibilidad e igualdad de oportunidades para todos los trabajadores. Además, se ha demostrado que el seguir estos criterios incide positivamente en los resultados financieros y comerciales, además de mejorar la gestión del capital humano.

Garantizar la libertad de trabajar de la mujer por decisión propia y en igualdad de condiciones de dignidad y seguridad es esencial para el bienestar humano.

Y desde Nalanda, propugnamos la reducción de la brecha de género entre nuestros trabajadores y recomendamos este tipo de políticas a todos nuestros clientes y proveedores.

Estas políticas tienen que estar reflejadas en la Homologación de Proveedores, tanto desde el punto de vista de RRHH, como de Prevención de Riesgos Laborales y de Responsabilidad Social Corporativa.

Lamentablemente, aún estamos muy lejos de integrar la perspectiva de género en el ámbito de la prevención, pese a que vamos encaminados a ello. Superar este desequilibrio en la gestión de la PRL no solo beneficiará al papel laboral de la mujer, sino también a la economía mundial en su conjunto.

Por eso, corregir estos desequilibrios forma parte de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, definidos por las Naciones Unidas. Estos 17 ODS´s reflejan un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad y también tienen la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

Tambien te puede interesar

En los últimos años la conciencia y el compromiso con la salud y seguridad en el trabajo ha crecido, pero todavía existe margen de mejora para prevenir accidentes laborales. Además de contar con técnicos prevencionistas con una formación adecuada y diseñar completos planes de prevención, las empresas necesitan igualmente recurrir a un programa de gestión de prevención de riesgos que optimice su PRL para conseguir entornos más seguros y saludables.
Una vez que ha bajado la espuma de la crisis sanitaria derivada de la pandemia de la COVID-19,  y que los árboles nos empiezan a dejar ver el bosque, aparecen en el horizonte los tres riesgos de una empresa que pueden amenazar su continuidad.
En los últimos años la conciencia y el compromiso con la salud y seguridad en el trabajo ha crecido, pero todavía existe margen de mejora para prevenir accidentes laborales. Además de contar con técnicos prevencionistas con una formación adecuada y diseñar completos planes de prevención, las empresas necesitan igualmente recurrir a un programa de gestión de prevención de riesgos que optimice su PRL para conseguir entornos más seguros y saludables.

Suscríbete aquí

Recibe lo último en tu correo

Descubre en todo lo que podemos ayudarte

Tu tranquilidad, nuestra inspiración.

© 2020 NALANDA GLOBAL, S.A. – Todos los derechos reservados.
Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies

EMPRESAS DEL GRUPO NALANDA

"Sólo los que están dispuestos a superar las grandes dificultades del camino alcanzan los más altos objetivos"

– Manuscrito Universidad de Nalanda – S.XI​

En estos momentos, estamos trabajando en una de esas dificultades que a veces, inesperadamente, surgen en nuestro camino cuando estamos trabajando para mejorar para ti. Mientras dejamos todo listo para ti, te proponemos que le eches un ojo a nuestro blog y disfrutes de nuestros contenidos, o que nos sigas en Twitter para que te informemos cuándo volvamos a estar online.

Utiliza estos botones según el servicio que te interese y tu posición en la cadena de suministro/subcontratación:

Comprador

  • Cuando como contratista deseas recibir la documentación de tus subcontratistas.
  • Cuando como subcontratista deseas recibir la documentación de tus propios subcontratistas.
  • Cuando como promotora/propiedad, deseas solicitar la documentación a tu contratista principal y/o a todos sus subcontratistas.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir las facturas de tus proveedores electrónicamente.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir la documentación/información de homologación y/o compliance de tus proveedores según tus exigencias.
  • Cuando como Constructora o Empresa Contratista deseas recibir ofertas de tus proveedores a tus RFQ’s.

Proveedor

  • Cuando como subcontratista, debes remitir tu documentación y/o las de tus propias subcontratas a tu contratista principal.
  • Cuando como subcontratista de nivel inferior, debes remitir tu documentación a tu subcontratista de nivel superior.
  • Cuando como contratista principal, debes remitir tu documentación y/o la de todos tus subcontratistas a tu promotora/propiedad.
  • Cuando como proveedor/vendedor/contratista, debes emitir las facturas a tus clientes/contratistas/administración pública eletrónicamente.
  • Cuando como proveedor de bienes/servicios, debes remitir la documentación de homologación y/o compliance o según las exigencias de tu empresa a tus proveedores.
  • Cuando como proveedor, deseas encontrar nuevas obras, proyectos y clientes a los que vender tus bienes y servicios.

Este servicio solo está disponible para compradores

Si eres proveedor puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Este servicio solo está disponible para proveedores

Si eres comprador puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.