¡Manos a la obra!… cuidado con las herramientas manuales

cuidado-herramientas-manuales

Todos hemos hecho alguna vez de “manitas” en tareas domésticas. Nos hemos puesto manos a la obra con herramientas manuales colgando un cuadro o una estantería. Y más de una vez, por no tener cuidado, nos hemos dado un martillazo en un dedo.

Este pequeño accidente doméstico, trasladado al entorno profesional donde pueda ser frecuente el uso de herramientas, puede ocasionar serios riesgos para los operarios que las manejan.  

Según las estadísticas del Ministerio de Trabajo, el 11% del total de accidentes que se producen cada año son consecuencia del uso de herramientas.

En todos los sectores hay que manejar las herramientas con cuidado. Por ejemplo, en la hostelería son frecuentes las lesiones por cortes y heridas producidas por cuchillos. En la industria, y especialmente en metalurgia, son muchas las herramientas que hay que usar con mucho cuidado: sierras, punzones, pistolas de clavos, etc.

También hay muchos accidentes y lesiones en el sector agrícola por el uso indebido de palas y picos para las tareas del campo. Son muchas las lesiones por trabajar con este tipo de herramientas con posturas forzadas.

Causas más frecuentes de accidentes por el uso de herramientas manuales

Las causas más frecuentes de accidentes laborales por el manejo de herramientas son muy diversas. Pese a ello, estas son algunas de las más recurrentes y significativas:

  • Mala calidad o estado deficiente de las herramientas.
  • Uso no adecuado para el trabajo que se debe realizar con ellas. 
  • Falta de experiencia a la hora de manejarlas por parte del usuario.
  • Un mantenimiento inadecuado de las mismas.
  • Transporte y emplazamiento incorrectos.
  • Equipos de protección individual insuficiente: guantes, calzado, protecciones, gafas protectoras, etc.

Las técnicas de prevención conceden poca importancia a este tipo de accidentes. Existe una falsa creencia, muy extendida, de que este tipo de herramientas producen lesiones menos graves que otro tipo de factores en el entorno laboral.

Accidentes por el uso de máquinas portátiles y lesiones más frecuentes

Las máquinas portátiles son herramientas mecánicas que funcionan accionadas por una fuente de energía, que puede ser eléctrica, neumática o hidráulica.

Básicamente se dividen en dos clases: rotativas (con movimiento circular, como las sierras circulares o las radiales) o de percusión (con movimiento de vaivén, como el martillo neumático ).

Con mucha frecuencia estas herramientas son causa de accidentes e incluso de incendios, y esto es una responsabilidad de todos. Por eso,  deben ser manejadas con seguridad y eficacia según unas normas de obligado cumplimiento.

Estas son algunas de las lesiones más frecuentes que se producen como consecuencia del uso de máquinas portátiles:

  • Lesiones causadas por la fuentes de alimentación (mal contacto eléctrico, roturas del fluido hidráulico, escapes de fluidos a alta presión, etc.).
  • Aquellas producidas por la propia herramienta, ya sea por contacto directo o por la rotura de esta.
  • Las que son provocadas por la proyección de partículas a gran velocidad, este tipo de daños suelen ser oculares por no usar gafas protectoras.
  • Alteraciones de la función auditiva, como resultado del alto ruido que generan algunos de estos aparatos.
  • Lesiones osteoarticulares causadas por las vibraciones que produce la herramienta.

Medidas preventivas generales en el uso de herramientas manuales

Las medidas utilizadas en la fase de diseño de la herramienta.

En la fase de diseño de la herramienta hay que tener en cuenta su adaptación a la mayor parte de la población.

Desde un punto de vista ergonómico, la herramienta manual debería cumplir una serie de requisitos para que al usarla no haya que forzar la postura y que se pueda agarrar con firmeza para que no se nos suelte sin tener que presionar excesivamente.

En definitiva, tiene que ser cómoda y evitar posturas que encorven la espalda.

Las prácticas de seguridad vinculadas a su uso

– Una buena selección y un buen mantenimiento: deben de estar siempre en perfecto estado y usarse correctamente. Hay que impartir formación a quienes tengan que utilizarlas.

– Evitar un entorno que dificulte el uso correcto de la herramienta: lluvias o suelo en mal estado que pueda propiciar resbalones, etc.

– Conservar las herramientas en lugar seguro:  debe evitarse que herramientas peligrosas puedan estar al alcance de no profesionales.

– Realizar una asignación individualizada de las herramientas: no todas las herramientas las pueden usar todos los trabajadores. Para eso están las especializaciones y los cursos formativos.  

– Dotar a quien las use de EPIs específicos: guantes, calzado, gafas protectoras, etc., dependiendo del trabajo y sector al que nos refiramos.

Las medidas de prevención específicas para cada herramienta manual en particular.

Debe implantarse un programa de seguridad que se ocupe de la adquisición, utilización, mantenimiento y control, almacenamiento y eliminación de las herramientas manuales cuando estén defectuosas.

Control y almacenamiento:  se debe realizar un estudio de las necesidades de las herramientas y nivel de stock y centralizar su control a través de la asignación de responsabilidades.

Reparación: El servicio de mantenimiento general de la empresa deberá repararlas y tenerlas siempre a punto.  

El transporte de herramientas: debe realizarse en cajas o bolsas especialmente diseñadas para ello y nunca llevar en los bolsillos ni en las manos cuando se realicen maniobras de ascenso o descenso.

Desde Nalanda nos preocupamos por controlar cualquier riesgo que deba asumir un trabajador, aunque sea “sin riesgo de especial peligrosidad”, como es el caso.

Habitualmente asignamos EPIs y formación específica, sin la cual un trabajador no podrá acceder a ese puesto de trabajo en concreto. Dependiendo del sector y su convenio regulador, se incorpora la documentación específica que se deba exigir.

Así pues, y si tenemos que hacer uso de herramientas, aunque sean manuales,  no nos confiemos.

Podremos ponernos manos a la obra, ¡ pero con cuidado ¡

Tambien te puede interesar

El concepto de Homologación de Proveedores ha ido cambiando paulatinamente en los últimos tiempos. Poco a poco hemos visto cómo la selección de los mismos requiere un estudio y análisis cada vez más exigente y riguroso. Y ese cambio, además, ha venido de la mano de mayores exigencias normativas, regulaciones y certificaciones que abarcan cada vez más ámbitos de la actividad de cada compañía.
¿Has oído hablar del radón? Se trata de un gas que emana de forma natural del suelo, cuyas características propias le hacen ser un riesgo laboral invisible. No se ve venir y, por lo tanto, pasa desapercibido para los no conocedores de su existencia. ¿Sabes qué peligros tiene y cuáles son sus efectos?
El ruido no deseado nos afecta en nuestro día a día más de lo que creemos, pero si tenemos que soportarlo en el trabajo se convierte en un riesgo laboral al que no podemos hacer oídos sordos. Si estamos expuestos a niveles altos de ruido de forma continuada, se puede producir una hipoacusia o pérdida de la capacidad auditiva.

Suscríbete aquí

Recibe lo último en tu correo

Descubre en todo lo que podemos ayudarte

Tu tranquilidad, nuestra inspiración.

© 2020 NALANDA GLOBAL, S.A. – Todos los derechos reservados – Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies

"Sólo los que están dispuestos a superar las grandes dificultades del camino alcanzan los más altos objetivos"

– Manuscrito Universidad de Nalanda – S.XI​

En estos momentos, estamos trabajando en una de esas dificultades que a veces, inesperadamente, surgen en nuestro camino cuando estamos trabajando para mejorar para ti. Mientras dejamos todo listo para ti, te proponemos que le eches un ojo a nuestro blog y disfrutes de nuestros contenidos, o que nos sigas en Twitter para que te informemos cuándo volvamos a estar online.

Este servicio solo está disponible para proveedores

Si eres comprador puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Este servicio solo está disponible para compradores

Si eres proveedor puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Utiliza estos botones según el servicio que te interese y tu posición en la cadena de suministro/subcontratación:

Comprador

  • Cuando como contratista deseas recibir la documentación de tus subcontratistas.
  • Cuando como subcontratista deseas recibir la documentación de tus propios subcontratistas.
  • Cuando como promotora/propiedad, deseas solicitar la documentación a tu contratista principal y/o a todos sus subcontratistas.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir las facturas de tus proveedores electrónicamente.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir la documentación/información de homologación y/o compliance de tus proveedores según tus exigencias.
  • Cuando como Constructora o Empresa Contratista deseas recibir ofertas de tus proveedores a tus RFQ’s.

Proveedor

  • Cuando como subcontratista, debes remitir tu documentación y/o las de tus propias subcontratas a tu contratista principal.
  • Cuando como subcontratista de nivel inferior, debes remitir tu documentación a tu subcontratista de nivel superior.
  • Cuando como contratista principal, debes remitir tu documentación y/o la de todos tus subcontratistas a tu promotora/propiedad.
  • Cuando como proveedor/vendedor/contratista, debes emitir las facturas a tus clientes/contratistas/administración pública eletrónicamente.
  • Cuando como proveedor de bienes/servicios, debes remitir la documentación de homologación y/o compliance o según las exigencias de tu empresa a tus proveedores.
  • Cuando como proveedor, deseas encontrar nuevas obras, proyectos y clientes a los que vender tus bienes y servicios.

Queremos darte el mejor servicio

Con el siguiente selector accederás a la parte de nuestra web pensada para ti.