Relación entre riesgos psicosociales y enfermedades cardiovasculares

riesgos-prevención-enfermedades

¿Se puede establecer alguna relación entre riesgos psicosociales y enfermedades cardiovasculares? Está comprobado que los riesgos psicosociales afectan la salud de los trabajadores causando estrés y que pueden provocar múltiples enfermedades, como las cardiovasculares.

Pero, además, los factores psicosociales también pueden producir enfermedades respiratorias, inmunitarias, gastrointestinales, dermatológicas, endocrinológicas, músculo esqueléticas y, por supuesto, mentales.

Mens sana in corpore sano, una cita que nació en Roma en el Siglo II, cobra plena vigencia en estos tiempos. Aunque hay que encuadrar la frase dentro del contexto de la época, en la que las civilizaciones daban un estricto valor y gran importancia a la formación intelectual, atlética y espiritual del individuo (mente, cuerpo y alma).

Con el paso del tiempo se fue popularizando este concepto que asociaba la salud del cuerpo con una mente sana y hoy en día todos somos conscientes de que una vida saludable debe combinar el cuidado del cuerpo con el de la psique. Y si hablamos del entorno laboral, la salud mental en las empresas es el nuevo reto en la PRL.

Riesgos psicosociales y enfermedades cardiovasculares: una estrecha relación

Según la Fundación Española del Corazón el 39% de las muertes por accidentes de trabajo en jornada laboral se relacionan con enfermedades cardiovasculares, como síndromes coronarios agudos o accidentes cerebrovasculares. Así mismo, este tipo de enfermedades son las segundas, tras el cáncer, que generan una mayor duración media de incapacidad temporal (130 días).

Está comprobado que algunos factores de riesgo psicosocial, como la inseguridad laboral, las largas jornadas de trabajo o el acoso, incrementan el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Todos hemos dicho en algún momento de nuestra vida personal o laboral esa coletilla de: “últimamente estoy muy estresado”. El estrés, ya sea puntual o crónico, es algo con lo que tenemos que lidiar en nuestra vida personal y en nuestro trabajo, pues va a estar presente muy a menudo en nuestro día a día.

Aunque no existe una fórmula mágica para prevenir los accidentes cardiovasculares (ACV) en el trabajo, un enfoque global que combine un entorno de trabajo que apoye a los trabajadores y un estilo de vida saludable ayudarían a una mayor protección frente a este tipo de riesgos.

El estrés laboral como riesgo psicosocial y las enfermedades asociadas

El estrés laboral es un sentimiento de tensión física o emocional que puede provenir de cualquier situación o pensamiento que nos haga sentir frustrados, furiosos o nerviosos. Es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda.

Por ello está considerado un riesgo de carácter psicosocial y puede ser una seria amenaza para la competitividad y la productividad de las empresas, de ahí la necesidad de prevenirlo. Ocho de cada diez trabajadores afirman haber sufrido estrés en España según un estudio de la aseguradora Aegon.

Según la Agencia Europea para Seguridad en el trabajo (EU-OSHA), los riesgos psicosociales son aquellos que están causados por una deficiente organización y gestión de las tareas y por un entorno social negativo. Los factores de riesgo psicosocial pueden afectar a la salud física, psíquica o social del trabajador y, en gran medida, son los causantes de las enfermedades cardiovasculares en el entorno laboral. Es decir, riesgos psicosociales y enfermedades cardiovasculares van muchas veces de la mano.

¿Cuáles son los factores que generan más riesgos psicosociales y cómo prevenirlos?

El estrés y los riesgos psicosociales son la causa de más del 50% del absentismo laboral, por lo que su factura puede ser muy costosa para las empresas.  Pero, ¿cuáles son los factores que provocan estos riesgos?

Son aquellas condiciones presentes en una situación laboral que están directamente relacionadas con la organización del trabajo, el contenido del mismo y la realización de una determinada tarea:

  • Condiciones del ambiente laboral.
  • Exigencias más allá de las capacidades.
  • Nivel de responsabilidad y carga mental.
  • Falta de autonomía sobre el trabajo.
  • Tiempo, ritmo y organización del trabajo.
  • Mala definición del rol y contenido de tareas.

¿Y cómo podemos prevenir estos riesgos psicosociales para evitar las enfermedades cardiovasculares en el entorno laboral?

  • Adaptando el trabajo a las aptitudes físicas y psicológicas del trabajador.
  • Ajustando la carga laboral a los plazos en tiempo y horario.
  • Definiendo el rol profesional y fomentando la autonomía del empleado.
  • Garantizando la estabilidad laboral y una retribución adecuada.
  • Creando un ambiente de trabajo seguro.
  • Fomentando el compañerismo y la conciliación laboral.
  • Motivando al trabajador; reconociendo sus éxitos y reconduciendo los fracasos o errores como oportunidades para mejorar.
  • Potenciando las posibilidades de desarrollo profesional con planes de carrera.
  • Haciendo partícipes a todos los empleados de las decisiones empresariales.

Diferencias entre estrés, distrés y eustrés

Todos asociamos culturalmente y de forma instintiva el estrés a algo negativo, perjudicial y dañino, pero no todos los tipos de estrés lo son. Hace miles de años necesitábamos la respuesta de estrés para mantenernos vivos y luchar contra las amenazas. Hoy, pese a que el contexto sea otro, el estrés también tiene su función.

Y podemos hablar de otros conceptos derivados del término: se puede considerar al eustrés como un estrés positivo, útil y motivador y al distrés o angustia, como un estrés negativo.  A diferencia del distrés, el eustrés motiva a las personas a trabajar, a mejorar su desempeño y a lograr sus objetivos, incluso ante los desafíos.

El distrés, por el contrario, es el tipo de estrés negativo que casi todo el mundo asocia con sentirse “estresado”. Este tipo de respuesta suele provocar que las personas se sientan abrumadas, ansiosas y que experimenten síntomas físicos y psicológicos, tales como dolores de cabeza, tensión, insomnio, falta de atención o irritabilidad.

El trabajo puede llegar a ser algo muy gratificante cuando hacemos lo que nos gusta y no tenemos exigencias desmedidas sin recursos para hacer frente a ellas. Pero también nos puede generar un nivel de estrés que nos cause trastornos psicosociales y enfermedades cardiovasculares, entre otros muchos perjuicios.

Por ello las empresas necesitan recurrir a un programa de gestión de prevención de riesgos que optimice su PRL para conseguir entornos más seguros y saludables.

En Nalanda sabemos que estamos hechos de sentimientos y debemos ponerlos de nuestro lado para sentirnos bien en nuestro trabajo.

Tambien te puede interesar

Nos hemos vuelto más exigentes a la hora de buscar y exigir el bienestar laboral. Y esto es una conquista de la sociedad moderna.  Queremos que nuestra ocupación, además de “llenarnos la nevera”, nos llene a nosotros personal y profesionalmente. Ya no nos basta con que nuestro trabajo se ajuste a nuestro perfil profesional y que el sueldo sea aceptable. Eso son mínimos hoy en día; pero queremos algo más.

Suscríbete aquí

Recibe lo último en tu correo

Sin nombre(Obligatorio)

Descubre en todo lo que podemos ayudarte

Tu tranquilidad, nuestra inspiración.

Nalanda está integrada con Konvergia, lo que te permite conectar tu documentación y la de tus colaboradores con otras plataformas CAE de forma automática y desasistida.

konvergiaLogo-1

Somos agente digitalizador oficial de los fondos europeos

© 2020 NALANDA GLOBAL, S.A. – Todos los derechos reservados.
Aviso legalPolítica de privacidadPolítica de cookies

"Sólo los que están dispuestos a superar las grandes dificultades del camino alcanzan los más altos objetivos"

– Manuscrito Universidad de Nalanda – S.XI​

En estos momentos, estamos trabajando en una de esas dificultades que a veces, inesperadamente, surgen en nuestro camino cuando estamos trabajando para mejorar para ti. Mientras dejamos todo listo para ti, te proponemos que le eches un ojo a nuestro blog y disfrutes de nuestros contenidos, o que nos sigas en Twitter para que te informemos cuándo volvamos a estar online.

Utiliza estos botones según el servicio que te interese y tu posición en la cadena de suministro/subcontratación:

Comprador

  • Cuando como contratista deseas recibir la documentación de tus subcontratistas.
  • Cuando como subcontratista deseas recibir la documentación de tus propios subcontratistas.
  • Cuando como promotora/propiedad, deseas solicitar la documentación a tu contratista principal y/o a todos sus subcontratistas.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir las facturas de tus proveedores electrónicamente.
  • Cuando como comprador/contratador de bienes/servicios, deseas recibir la documentación/información de homologación y/o compliance de tus proveedores según tus exigencias.
  • Cuando como Constructora o Empresa Contratista deseas recibir ofertas de tus proveedores a tus RFQ’s.

Proveedor

  • Cuando como subcontratista, debes remitir tu documentación y/o las de tus propias subcontratas a tu contratista principal.
  • Cuando como subcontratista de nivel inferior, debes remitir tu documentación a tu subcontratista de nivel superior.
  • Cuando como contratista principal, debes remitir tu documentación y/o la de todos tus subcontratistas a tu promotora/propiedad.
  • Cuando como proveedor/vendedor/contratista, debes emitir las facturas a tus clientes/contratistas/administración pública eletrónicamente.
  • Cuando como proveedor de bienes/servicios, debes remitir la documentación de homologación y/o compliance o según las exigencias de tu empresa a tus proveedores.
  • Cuando como proveedor, deseas encontrar nuevas obras, proyectos y clientes a los que vender tus bienes y servicios.

Este servicio solo está disponible para compradores

Si eres proveedor puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.

Este servicio solo está disponible para proveedores

Si eres comprador puedes ver la parte de nuestra web pensada para tí en el siguiente botón.